Una carta para los profesores del mundo

Hace años que observo a los chavales y chavalas teniendo los mismos problemas emocionales que yo mismo tenía cuando era un estudiante de Educación Primaria, novato en la vida e inocente en cualquier otro ámbito. Falta de autoestima, sentimiento de culpa o tristeza repentina son algunos de los síntomas más comunes entre los alumnos y alumnas que, como docente, yo mismo he podido observar en la práctica. Parece como si en esta etapa tan valiosa y fructífera, la educación sobre nuestros propios sentimientos y emociones se hubiese quedado estancada, relevada a la llamada “educación en casa” y tratada como un tema tabú en los ámbitos de enseñanza. Hoy, ya como adulto, noto constantemente una falta de herramientas emocionales que me ayuden a combatir el estrés que estos días de sobreinformación, multitarea y globalización provocan en cualquiera de nosotros, porque estoy seguro de que mi caso no es aislado.
Cada vez más, nuestra generación vive expuesta a una cantidad de estímulos emocionales que, con frecuencia, nuestro cerebro no consigue encajar.

Parece como si no tuviésemos tiempo para sentir, reflexionar sobre nuestros sentimientos y expresarlos en libertad. La presión de las redes sociales y la rapidez con la que fluye el contenido hace que nos pensemos dos veces aquello que sentimos, como si sentir cualquier cosa no fuese algo natural y necesitase de un análisis previo… casi como si la palabra “sentir” pudiese estar bien o mal. En consecuencia, los humanos de hoy en día nos avergonzamos de estar tristes o sentirnos solos, y a menudo ocultamos lo que sentimos en pos de no parecer débiles y desnudos ante los demás. Y es ahí precisamente donde reside el problema: pensamos que la tristeza o la soledad es algo de gente débil, cuando la realidad es que absolutamente todos los seres humanos nos hemos sentido así alguna vez. Y si es algo tan común entre nosotros… ¿por qué lo escondemos?


Desde The Point Project tenemos la intención de llevar a los centros educativos formación y proyectos anuales de educación emocional, para así concienciar a padres, madres, profesorado y alumnado sobre la importancia de tener unas buenas herramientas de gestión emocional siempre a nuestra disposición. Creemos que tratando el problema desde las bases más esenciales de cada ser humano es posible un cambio en la sociedad.


Creemos en el cambio.


Vamos a por el cambio.

MIKI THE POINT PROJECT

Acepto politicas de privacidad de Thepointproject.info

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *